COLON IRRITABLE Y BIOFEEDBACK

COLON IRRITABLE Y BIOFEEDBACK

Un chico muy joven, promesa del fútbol a los 15 años, con 18 años era incapaz de ir a clase debido a fuertes dolores en el vientre que le aquejaban cada mañana al despertar. Había sido operado un año atrás de un problema de vesícula pero sus dolores no habían desaparecido.

Su último diagnóstico había sido colon irritable. No se sentía capaz de continuar con sus estudios. También había dejado el fútbol. Estaba harto de que por más que él se esforzara en los “entrenos” el otro delantero, que faltaba con frecuencia, era siempre quién jugaba los partidos.

La frustración se dibujaba en su rostro cuando contaba por lo que estaba pasando. Se sentía tan decepcionado que no confiaba ya en nada ni en nadie. Pero le dolía tanto el vientre y le limitaba tanto que estaba dispuesto a seguir esforzándose un poco más para encontrarse mejor.

Empezamos el entrenamiento en biofeedback. Su corazón marchaba perfecto como una hermosa máquina acostumbrada a trabajar bajo esfuerzo. El joven deportista aprendió muy rápido a coordinar su corazón y su respiración al unísono consiguiendo una buena coherencia cardiaca. Había aprendido a relajarse. El entrenamiento en coherencia cardiaca junto con la medicación adecuada le permitió empezar a controlar los síntomas de su colon irritable.

Al cabo de unas semanas pudo dejar la medicación y continuó con su nuevo proyecto vital.

https://www.institutoburmuin.com/biofeedback-y-neurofeedback…

Norma Larrea
Psicóloga Clínica

 

 

 

Compartir esta publicacion