Mindfulness

Mindfulness consiste en aprender a centrar la mente de forma consciente en la experiencia del presente del aquí y el ahora sin ideas preconcebidas, sin emitir juicios y libres de toda expectación, simplemente recibiendo el presente, lo que existe, la experiencia tal y como es

El Mindfulness nos  ayuda  a establecer contacto con nuestra vida. Esto es algo que nadie puede hacer por nosotros. Se trata de algo que está en nuestro interior y lo único que tenemos que hacer para reconocerlo es sencillamente, estar presentes

El Mindfulness constituye una herramienta extraordinaria para acabar con el sufrimiento. Las investigaciones demuestran que la práctica de Mindfulness es útil en el tratamiento del dolor, del estrés, de la  ansiedad, en la depresión, en los trastornos alimenticios, en las adicciones, entre otros muchos problemas; también es útil para las personas que no tienen ninguno de estos problemas, para personas que no padecen ningún trastorno, pero que quieren mejorar el funcionamiento de su sistema inmune, de su cuerpo, cambiar la  activación de su psique hacia una  activación más positiva..

En concreto parece que Mindfulnes tiene relación con un concepto que se ha puesto muy de moda en los últimos años que es la resiliencia, es decir la capacidad de flexibilidad y de superación e incluso de salir fortalecidos de las situaciones difíciles de la vida; así como con la  autorregulación y el bienestar.

El objetivo es fortalecer cada vez más nuestra capacidad de atención y de concentración. Al hacerlo fortalecemos la zona medial de la corteza pre-frontal, que sería por situarlo de forma fácil la zona central media de nuestra frente

A menudo las personas que practican Mindfulness a diario informan que se sienten más en sintonía consigo mismos, más equilibrados, con más capacidad de ver las emociones con una cierta distancia y de equilibrarlas, pero teniendo la capacidad de conectarse consigo mismos y de notar qué es lo que necesitan. Son más capaces de pararse antes de actuar, de actuar de forma meditada y suele aumentar su empatía y su capacidad de comunicación emocional con los demás

La práctica de Mindfulness suele comenzar con la práctica de la concentración en la respiración. La concentración en la respiración supone poder concentrar nuestra mente, nuestra  atención, en nuestra propia respiración  Lógicamente en algún momento nos distraeremos, vendrá  algún pensamiento, alguna idea, algún recuerdo, alguna imagen. Lo importante es percibir esa distracción, dejar que se vaya y volver a centrar nuestra mente en nuestra respiración.

Para que  el Mindfulness sea eficaz igual que con el ejercicio físico es necesario una práctica diaria. Los estudios revelan que con la práctica diaria de Mindfulness nos  acercamos más que alejarnos a los desafíos de la vida.

Existen estudios que demuestran que ya hay resultados a partir de 10 minutos diarios de práctica, pero los mejores resultados se obtienen  a partir de 20 minutos diarios de práctica.

Tenemos que pensarlo como una práctica de higiene mental diaria, como si fuera un cepillado del cerebro. Igual que todos los días nos cepillamos los dientes o nos duchamos, de igual manera todos los días, deberíamos  cuidar nuestro cerebro.

Puede costar al principio porque consiste en establecer una nueva rutina, pero los resultados se van  a empezar  a ver  en dos o tres semanas lo cual va  a ser muy satisfactorio. Así que aunque cueste, ponte todos los días como mínimo 10 minutos para hacer tu práctica de Mindfulness y notarás la diferencia