LA CORREDORA DE MARATONES

LA CORREDORA DE MARATONES

Para cualquier corredor de fondo, participar en una prueba de maratón es el desafío para el cual se ha estado preparando durante mucho tiempo. La preparación física juega un papel de gran importancia en las distintas alternativas y preparaciones en vistas del objetivo final.
Lograr resistencia en la musculatura, especialmente en los miembros inferiores es una importante actividad que representa una validación de rendimiento en la competición. Todo ello implica un importante entrenamiento de la parte física del organismo, pero además son numerosos los obstáculos que debe superar el corredor de fondo en la prueba de maratón que requieren de una intensa preparación para enfrentar los obstáculos relacionados con la concentración y el manejo de las emociones en la carrera.


En el comienzo de la prueba, las emociones y ansiedades por el comienzo de la competición representan una importante situación de superación. Muchos corredores presentan dolores estomacales y pierden el ritmo propio al comienzo de la prueba. Además la expectativa de la competencia muchas veces representa una importante movilización de emociones personales.
Una paciente que ha corrido la maratón de Barcelona refería con sorpresa ver participantes con discapacidad, unos iban con sus padres empujando sus sillas, otros acompañaban como guías a personas invidentes. Lo que la resultó llamativo era que todos ellos lo hacían con caras de felicidad, ilusionados por participar en esa maratón.
En esos momentos de inicio de la maratón miles de pensamientos asomaron a su mente pero lo que sus ojos percibían en esos momentos tomaron la delantera y fue el pensar acerca de la importancia de lo que era .
Este maratón coincide en el tiempo con ” el maratón personal ” que viene disputando mi paciente a lo largo de su proceso psicoterapéutico, que sostenida bajo esquemas disfuncionales que la generaban sufrimiento no veía momento de virar, dar el paso, debido a que el cambio sabía que conllevaría un “dolor diferente al que venía padeciendo”, tanto en ella como en las personas queridas de su alrededor.
Llegó el momento en su proceso, en el que con su capacidad de resiliencia se sintió preparada y pudo ser valiente para encarar y llegar a su meta de, “lograr estar satisfecha consigo misma” empezando por hacer aquello que ella deseaba y consideraba importante para ella, en lugar de seguir en la posición de complacencia sin límites hacia los demás, siendo ya en la actualidad una tónica habitual en su forma de hacer frente a los envites que la vida la va presentando, sintiéndose con una mayor capacidad de sostén personal y todo ello no sin una “costosa” preparación de resistencia emocional” que la ha ido permitiendo poder ir tomando decisiones que tiempo atrás parecían impensables por su tendencia al inmovilismo generado por su miedo al cambio
Mi paciente relataba que de los 42 kilómetros, 30 kilómetros corrió con los pies, 10 kilómetros con la cabeza y los 2 últimos kilómetros con los aplausos de la gente, y aunque se sentía con los pies destrozados por el esfuerzo realizado, mereció la pena
Del mismo modo en su vida personal cuando mi paciente se ha sentido acompañada permitiéndola ir a su ritmo, sin emitir juicios acerca de sus decisiones, ha podido sentirse capaz de recorrer esos kilómetros que sola, en otros tiempos, la parecerían impensables poder realizarlos.

Mª Jesús Murelaga Andonegui
Psicóloga Clínica

Compartir esta publicacion