Ingresos Hospitalarios

Nuestra unidad de hospitalización está localizada en la Clínica Indautxu, en el mismo centro de Bilbao junto al emblemático edificio de ocio-cultural de la Alhondiga. La clínica dispone de 30 camas, las habitaciones son individuales, recientemente reformadas y disponen de teléfono, televisión y conexión a internet.

El ingreso permite al paciente distanciarse de conflictos externos y centrarse exclusivamente en su problemática, pudiendo reanudar sus actividades cotidianas en un plazo relativamente breve. Desde el primer día re-establece los ritmos básicos del ciclo vital: horarios regulares, sueño, nutrición equilibrada, eliminación de tóxicos, actividad física, relajación,..

Contamos con un equipo multidisciplinar compuesto por médicos, psiquiatras, psicólogos, neuropsicólogs, el equipo de enfermería y auxiliares de la clínica y la posibilidad de interconsultas con las diferentes especialidades de la pliclínica: medicina interna, cardiología, cirugía, traumatología, ORL. endocrinología, radiología, etc…

Programas de tratamiento:

  • Programa de Evaluación y Diagnóstico en Ingreso Hospitalario.
  • Programa de Preparación física y psíquica a graves operaciones o tratamientos altamente invalidantes.
  • Programa de Desintoxicación y Deshabituación a Fármacos.
  • Programa de Tratamiento por consumo abusivo de sustancias.
  • Programa de Tratamiento de alteraciones de ansiedad o del estado de ánimo: depresión, crisis vitales, agotamiento cerebral, etc.
  • Programa de psicogeriatria.
  • Programa de tratamiento de conductas adictivas sin sustancias: juego patológico, internet, compras, etc.
  • Programa de Respiro Familiar.
Ingresos Hospitalarios
Evidencia científica
clinica Indautxu

Nuestra unidad está localizada en la Clínica Indautxu, en el mismo centro de Bilbao, y cuenta con 30 camas.

Las habitaciones son individuales y disponen de conexiones para telefonía e internet y de televisión. Bajo solicitud se puede disponer de cama de acompañante.

Además contamos con una sala para terapia de grupo, dos despachos médicos/psicólogos, recepción independiente de la clínica y una salita de espera propia.

La localización, junto al emblemático edificio ocio-cultural de la Alhondiga nos permite ofrecerle las mejores instalaciones para la realización de diferentes actividades: físicas (piscina cubierta, gimnasio de última generación,…) y lúdicas (exposiciones, conferencias, talleres, biblioteca,…)

instalaciones
instalaciones

La gestión del ingreso lo realizan tanto nuestro servicio de atención al paciente en el centro de Licenciado Poza N 8 – 1º (Tel.: 944442679)

Se le solicitaran los datos siguientes:

  • Nombre y apellidos del paciente.
  • Fecha de nacimiento.
  • Dirección y teléfono.
  • Principal problema por el que solicita el ingreso y datos que puedan ser relevantes para la buena gestión del mismo.
  • Todos los datos serán tratados con la máxima confidencialidad.

Al tratarse de una unidad abierta todos los ingresos son voluntarios. Las personas menores de edad pueden también ser aceptadas con el consentimiento de sus padres o tutores, quienes deben acompañarles al Servicio.

En la cita previa del ingreso se recibe al paciente y a los familiares acompañantes. El facultativo realizará una entrevista al paciente y a la familia, bien de forma conjunta o separada. Junto con el personal de Enfermería, procederá a una exploración física para el control del estado del paciente en el momento del ingreso:

  • Reconocimiento físico por parte del médico.
  • Control de constantes: tensión arterial, temperatura, pulsaciones, etc.
  • Análisis básico recomendado (hemograma, bioquímica)
  • Exploración ECG.

En situaciones de urgencia los pacientes pueden ser hospitalizados durante las 24 horas del día, a lo largo de los 7 días de la semana. Los ingresos no urgentes, preferentemente  se realizarán entre las 9-13 horas. Si fuese preciso el servicio ayudará en la gestión de transporte del paciente.

Este programa requiere de una estancia mínima de 4 días.

El objetivo de este ingreso es realizar una evaluación en profundidad y establecer las pautas de un tratamiento si se requiriese.

El ingreso en clínica, frente a una evaluación ambulatoria, permite realizar una evaluación con mayor rapidez y en un ambiente relajado, re-establecer los ritmos básicos del ciclo vital (sueño, nutrición equilibrada, actividad física, eliminación de tóxicos,…), ampliar la evaluación con pruebas orgánicas si precisa, comenzar a recibir tratamiento y observar la evolución del mismo si se considera necesario.

El ingreso permite al paciente distanciarse de conflictos externos y centrarse exclusivamente en su problemática, pudiendo reanudar sus actividades cotidianas en un plazo relativamente breve

La evaluación comprende los siguientes aspectos:

  • Evaluación médica.
  • Evaluación psiquiátrica.
  • Analítica completa.
  • Screening básico toxicológico.
  • Aminoacidograma.
  • Evaluación psico-diagnóstica.
  • Evaluación neuro-psicológica si es necesario.
  • Entrevista familiar.
  • Apoyo psicoterapéutico (opcional).
  • Entrega de informe clínico final.

La aparición de las benzodiacepinas (tranquilizantes y somníferos) en la farmacoterapia se calificó como uno de los grandes avances en la mejoría y resolución de las Alteraciones Psíquicas. El incidir en sintomatologías tan frecuentes y gravosas como son la ansiedad o el insomnio, con alivio de forma rápida y espectacular, ha supuesto a las benzodiacepinas la consideración de ser uno de los grandes aportes científicos para la humanidad, siendo en la actualidad, uno de los productos farmacéuticos de mayor consumo en el planeta.

Con el trasfondo de su masiva utilización y popularización, el uso de las benzodiacepinas se ha ido escapando de la prescripción correcta dentro de un programa médico pasando a un uso descontrolado y cotidiano por una gran parte de usuarios, sobre todo en su función de aplicación en el campo del insomnio, así mismo el bajo conocimiento de las adicciones por la mayoría del personal médico y sanitario ha llevado a otra parte de la población a usar benzodiacepinas largos periodos de tiempo, incluso de prescripciones psiquiátricas “de por vida” motivadas por sus beneficios e “inocuidad” y el llamado uso “aspirina”, “¡tómelas cuando quiera y las necesite!” creando una epidemia de tipo iatrogénica.

En la actualidad, el problema de la dependencia a las benzodiacepinas y los programas de desintoxicación así como los accidentes por supresión brusca es uno de los problemas cotidianos la práctica médica a nivel quirúrgico, vascular, geriátrico, de las consultas diarias y servicios de urgencias.

La gravedad de cierto tipo de adicción a las benzodiacepinas va a depender de los años de uso (frecuencia), concentración de la sustancia y tipo, esto hace que algunos casos sean de una enorme dificultad.

¿Cómo actuar? 

Frente a la sospecha de un problema de dependencia es fundamental conseguir un diagnóstico profesional. En todos los casos, cuanto más precoz sea la intervención mayores las garantías de un buen resultado.

¿En qué consiste el tratamiento? 

La adicción o el consumo abusivo de tranquilizantes y somníferos ha experimentado un notable incremento en los últimos decenios. Su tratamiento implica no sólo el proceso de desintoxicación, sino también el abordaje de los problemas de base que dieron origen a su prescripción inicial. La desintoxicación es compleja y debe realizarse bajo estricto control profesional. Existen en la actualidad tratamientos eficaces, tanto para evitar el síndrome de abstinencia, como para tratar la ansiedad y depresión que a menudo se hallan subyacentes. Es imprescindible combinar el tratamiento farmacológico con un apoyo psicoterapéutico individual o grupal.

¿Cuándo ingresar?  

 El ingreso de una persona que padece una adicción se recomienda teniendo en cuenta los siguientes motivos:

  • Cuando una persona ha intentado suprimir la sustancia sin éxito en varias ocasiones.
  • Cuando ha seguido un tratamiento ambulatorio sin conseguir una abstinencia superior a tres meses.
  • Cuando las consecuencias de su consumo han acarreado una problemática familiar o laboral.
  • Cuando las consecuencias físicas o psíquicas son importantes.

Los últimos estudios sobre consumo de sustancias indican que el alcohol es la sustancia más consumida. Un 81,2% de jóvenes entre 14 y 18 años han consumido bebidas alcohólicas, un 44,6% tabaco y un 32,5 % cannabis.

Los profesionales de este centro nos vemos implicados en la toma de decisiones de todo aquello que implica hábitos o estilos de vida que puedan  presentar  un riesgo para la salud, y que en los usuarios de sustancias, se extiende no sólo a los probables deterioros orgánicos derivados de las sustancias o de su modo de administración, sino a la desestructuración personal y social que aparece en los mismos.

Nuestro equipo aborda de forma integral el consumo de sustancias, no se centra únicamente en el abandono del consumo, sino que trata de administrar  nuevas pautas higiénico-dietéticas,  favorecer cambios en la persona que permitan un mejor manejo de su realidad social y familiar potenciando nuevos estilos de vida y relación.

Tratamiento

Fase 1 Desintoxicación-deshabituación.

En esta fase el paciente suprime sus consumos sin experimentar malestar ni síntomas de abstinencia relevantes. Esta fase suele tener una duración de 1 semana aproximadamente.

Fase 2. Tratamiento de rehabilitación y mantenimiento abstinencia

Tratamiento médico con/sin farmacología y seguimiento de las nuevas pautas higiénico-dietético-tóxicas. En esta fase puede ser necesario el uso de fármacos para reducir el deseo de consumo, disminuir la impulsividad o para controlar la ansiedad o la depresión que a menudo persisten al inicio del tratamiento.

Tratamiento psicológico individual y/o grupal con el objetivo de:

  • Aumentar el conocimiento y la toma de conciencia sobre la enfermedad.
  • Abordar la corrección de conductas y pensamientos disfuncionales.
  • Mejorar el manejo de las emociones.
  • Facilitar la comunicación, la ayuda y el aprendizaje interpersonal.

Compartir esta publicacion