Creación Nuevo Servicio de Atención Temprana

26/07/2012

Puesta en marcha del nuevo servicio de Atención Temprana

El Instituto Burmuin ha puesto en marcha el servicio de Atención Temprana.

Como define el Libro Blanco la Atención Temprana es el "conjunto de intervenciones dirigidas a la población infantil de 0-6 años. a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o premanentes que presentan los niños y niñas con trastornos en su desarrollo o riesgos de padecerlos".

 

¿A quién se dirige la Atención Temprana?

A niños y niñas de 0 a 6 años que presenten diferencias en el desarrollo frente a sus iguales y que se podrían englobar en los siguientes déficits o alteraciones:

  • Déficits en el desarrollo motriz: retardo motriz, inseguridad y/o torpeza motriz, parálisis cerebral, miopatías, hipotonía,…
  • Déficits en el desarrollo cognitivo: dificultades de aprendizaje y con lentitud en las estrategias cognitivas para adquirir conocimientos, problemas mentales,…
  • Déficits en el desarrollo del lenguaje: trastornos de la comunicación, dificultades en la expresión y comprensión verbal.
  • Déficits en el desarrollo sensorial
  • Déficits en el área socio-afectiva y de la conducta: niños retraídos, tristes, muy dependientes de las figuras maternas, impulsivos, con dificultades de atención y/o hiperactividad, con problemas de comprensión, miedosos, con dificultades en la relación con otros niños, conductas inapropiadas en general.
  • Trastornos en el desarrollo de la expresión somática: trastornos en la alimentación, en el sueño, el control de esfínteres,..

 

Objetivos de la Atención Temprana

La finalidad de estas intervenciones es la de facilitar una adecuada maduración que les permita alcanzar el máximo nivel de desarrollo e integración a todos aquellos niños que presentan déficits o tienen riesgo de padecerlos. 

De aquí se desprenden los siguientes objetivos:

  1. Reducir los efectos de  una deficiencia o déficit sobre el conjunto global del desarrollo del niño.
  2. Optimizar en la medida de lo posible el curso del desarrollo del niño
  3. Introducir mecanismos de compensación y de adaptación a necesidades específicas.
  4. Evitar o reducir la aparición de déficits secundarios o asociados producidos por un trastorno o situación de riesgo.
  5. Proporcionar a los padres la información, el apoyo y el asesoramiento necesarios, con el fin de adaptarse a la nueva situación, y mantengan unas adecuadas relaciones afectivas con el niño.
  6. Fomentar las competencias y capacidades de la familia y/o cuidadores.
  7. Considerar al niño como un sujeto activo de la intervención.
  8. Emplear estrategias de intervención en un contexto natural y a través de situaciones rutinarias.
  9. Desarrollar y planificar acciones encaminadas a favorecer la coordinación entre las distintas instituciones implicadas, educadores,  sanitarios y sociales.