Nutrición

ALTERACIONES DE TIPO IDEOLÓGICO.

  • Vegetarianos: No producen problemas mientras mantengan una dieta ovo-láctea y se equilibren con legumbres.
  • Veganos: Grave desviación que elimina toda proteína animal. El consumo elevado de frutas y verduras está generando graves problemas en la actualidad. La falta de maduración natural de los frutos que se adquieren en el mercado, el crecimiento artificialmente favorecido de las piezas, el exceso de nitrógeno en el cultivo y la acumulación de pesticidas se hallan en la base de tales problemas. Se puede asegurar que se encuentra muy deteriorada la calidad de los nutrientes de estos alimentos "sanos".
  • Ayunos cíclicos: Los hábitos del Ramadán y la Cuaresma no generan problemas importantes, ya que se equilibran con consumos fuera de hora o compensatorios.
  • Curas de ayuno, desintoxicantes o depurativas: Se deben hacer con control médico y con objetivos y fines concretos.

ALTERACIONES DE TIPO RESTRICTIVO O EXCLUSIVO

  • Privación de lácteos: Se elimina de la dieta totalmente el consumo de lácteos y derivados. Es muy típico en grandes consumidores de alcohol (más en bebedores de vino que en los de destilados) y tabaco.
  • Eliminación de frutas: No se toman nunca frutas; a veces, y muy esporádicamente, un plátano. Se trata de un trastorno alimenticio en franco incremento entre los jóvenes, que, por pereza, se sacian con el primer plato. También es muy habitual en alcohólicos.
  • Dieta hiperproteica: La desviación hacia el consumo de proteínas es típica de poblaciones que, tras sufrir escasez de alimentos, alcanzan una mayor disponibilidad de los mismos. Esto conlleva una desviación hacia la ingesta masiva de proteínas (carnes, jamón, embutidos), a las que consideran "comida de rico", y un abandono de alimentaciones y formas de consumo tradicionales. Es muy característica de nuestra actual cultura la asociación con gran cantidad de grasas.
  • Dieta hiperglucídica: Con base en las patatas y el pan, la dieta concentrada en hidratos de carbono y legumbres es primordial en sistemas económicos deprimidos. A partir de las modas, la sociedad disminuye su consumo de pan, legumbres y patatas ("para no engordar"), esenciales en nuestra dieta, y sustituye el azúcar; paradójicamente, aumenta el consumo de pasta, arroz y bollería dulce con grasas saturadas.
  • Dieta baja en hierro: Una dieta a base de leche desnatada, pollo desangrado y limpio, palitos de pescado blanco y verduras no contiene prácticamente hierro y genera anemias carenciales en mujeres no menopáusicas. No se utiliza el hierro de las carnes rojas, hígado, sangre, pescado azul, mejillones y legumbres; únicamente quedan en la dieta "las lentejas", totalmente insuficientes. La toma de sangre en forma de sangrecilla o morcilla, el hígado, la carne roja y el cerdo están desapareciendo totalmente de la dieta preparada. Lo anterior no sólo supone la falta de hierro, sino de todos los demás minerales unidos al proceso metabólico: cobre, manganeso, cobalto...
  • Dieta baja en calcio: Es un contrasentido que en un país como el nuestro, donde sobran los lácteos y el sol, sea donde más calcio y calcitonina se consume. Las dietas y modas hipocolesterolemiantes, con la leche desnatada, sin huevos, sin carnes rojas y con las legumbres reducidas, han hecho bajar el calcio a niveles patológicos. Al carecer de materia grasa, la liposolubilidad del calcio de la leche desnatada no le permite fijarse ni acumularse bien.
  • Dieta hipersódica: El aumento de la sal en la dieta como saborizante, aparte de todo lo escrito en los manuales de hipertensión arterial, es muy típico de fumadores, ya que, al no percibir bien el sabor de los alimentos, necesitan aumentar la sal o los picantes. No hay más que fijarse en cualquier restaurante: quien echa sal al plato probablemente tiene un cenicero al lado.
  • Dietas incongruentes: Pertenecen a toda la parafernalia de las modas para adelgazar; son de todos los tipos y claves, desde las hiperproteicas a las de fibra, hipocalóricas o extrañas, como de "cebolla", del "limón", "del astronauta", "de la pipa" ... El médico está obligado a averiguar con detalle qué tipo de dieta se ha utilizado en los últimos meses, ya que infinidad de síntomas del sistema nervioso o metabólico han sido provocados a causa de estos hábitos con o sin píldoras y más o menos naturales
  • Cena hiperfágica: Consiste en darse un atracón de alimentos en el horario de la cena. Es muy típico en la actualidad: prácticamente no se desayuna, se toma la comida baja en calorías y por la noche se produce una bulimia compensatoria. Se ve de forma endémica en niños de 11-16 años, que no toman la comida escolar porque "no les gusta" y en todo tipo de mujeres adultas con cualquiera de las alteraciones de la dieta descritas con anterioridad. Para saciarse de noche, eliminan las sopas y toman gran cantidad de grasas y proteínas, con hidratos de carbono rápidos (chocolates), lo que crea un problema de digestión, alteración del sueño y sobrepeso.