Programa de tratamiento del alcoholismo

Entre todos los síndromes de drogadicción, la enfermedad alcohólica constituye uno de los problemas más graves de salud pública.

Las facilidades de obtención, su bajo precio, la comodidad de su transporte y sus cualidades rápidamente euforizantes como droga hacen que el desarrollo del  consumo del alcohol sea imparable.

Las personas que abusan del alcohol constituyen una población con una amplia diversidad, que varían en la naturaleza y gravedad de sus problemas en el grado de dependencia del alcohol y en sus características psicológicas y sociales. Por esta razón, el abordaje de la enfermedad alcohólica es habitualmente difícil y se asocia a un alto índice de fracaso terapéutico y frustración de los profesionales, lo cual origina con frecuencia el rechazo o desinterés por estos pacientes.