Programa de Fibromialgia (FM), Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), Sensibilidad Química Múltiple (SQM)

El tratamiento de la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica y la sensibilidad química múltiple debe ser multidisciplinar e integral.

Aún cuando hasta la fecha no existe un tratamiento curativo de la fibromialgia, el SFC y la SQM si hay tratamientos que consiguen aliviar los síntomas y la adaptación del enfermo/a,  en definitiva mejorar su calidad de vida.

El tratamiento que proponemos se compone de dos áreas: aliviar los síntomas provocados por los desarreglos bioquímicos y ayudar a conseguir un equilibrio emocional.

 

Para conseguir este objetivo se propondrá todos o algunos de los siguientes apartados.

-          Fármacos

-          Detoxificación y limpieza

-          Equilibrio digestivo: Prebióticos y Probióticos

-          Complemento vitamínico mineral

-          Suplementación nutricional: vitaminas, aminoácidos y fosfolípidos

-          Corrección dietética

-          Técnicas de relajación

-          Intervención psicológica

-          Ejercicio Gradual (Aeróbico, Anaeróbico y electro estimulación)

 

Fármacos, se debe prestar especial cuidado con el tratamiento farmacológico en estas enfermedades porque no está suficientemente demostrada su eficacia en todos los casos.

Estos pacientes presentan dificultades para desintoxicarse y hay fármacos que interfieren directamente en la función mitocondrial. Hay antiinflamatorios que son un problema porque frenan y alteran el sistema inmunológico.

Habrá que ir eligiendo el fármaco más adecuado a cada paciente individual que alivie o mejore su sintomatología.

Por todo ello, las mejorías que consiguen los pacientes se ven favorecidas a otro tipo de intervenciones integrales.

Se entiende por detoxificación todos los procesos por los que las toxinas movilizadas se metabolizan para ser neutralizadas y convertidas a formas menos tóxicas y asegurar su excreción y eliminación.

Con este tratamiento conseguiremos aumentar las funciones de los órganos encargados de eliminar las toxinas y por tanto disminuiremos los síntomas de estas enfermedades y aumentaremos las defensas, gracias a la activación del sistema linfático recuperando el bienestar, aumentando la vitalidad.

Equilibrio digestivo, los probióticos son microorganismos que, ingeridos vivos, son capaces de paliar el mal funcionamiento de la flora intestinal y reforzarla. De este modo, los probióticos mejoran la digestión y rechazan los gérmenes gracias al efecto barrera y al refuerzo del sistema inmunitario. Se calcula que entre un 40 y un 70 por ciento de los pacientes con FM están afectados por el síndrome de colon irritable.

Suplementación nutricional, estas enfermedades hacen que se aumenten los valores de los radicales libres y de sus procesos de estrés oxidativo. Con el objetivo de potenciar la acción antioxidante se propondrá aporte de vitamina Q10. A, selenio, Zinc, Metionina,..

Además en función de los resultados del aminoacidograma se propondrá la toma de alguno o algunos aminoácidos como son la Taurina, Triptófano. Esta suplementación tiene como objetivo mejorar el estado de ánimo así como las alteraciones de las funciones ejecutivas como la memoria.

Nutrición, para mejorar el bienestar de la persona con fibromialgia, síndrome de fatiga crónica o sensibilidad química múltiple es imprescindible que siga una nutrición adecuada, eliminando al máximo las toxinas (bebidas estimulantes, aditivos y colorantes,…) y los azucares y harinas refinadas e incorporando la mayor cantidad de frutas, legumbres, verduras y pescados.

Técnicas de relajación, el  aprendizaje de los principios y métodos sofrológicos  y su posterior entrenamiento de manera habitual,  inciden de manera positiva sobre la tensión muscular a la que sustituyen, día a día,  por sensaciones  nuevas  de distensión, lo que  facilita la  disminución de la ansiedad  que, a su vez,  favorece  la  mejora sensible de la atención- concentración , la memoria  y la  paulatina y progresiva recuperación de la ilusión y satisfacción por las cosas y seres que les rodean.

Intervención Psicológica, la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica y la sensibilidad química múltiple no son enfermedades mentales pero un porcentaje importante de enfermos presentan de forma coexistente ansiedad, depresión y otras alteraciones del estado de ánimo que precisan de un tratamiento.

Las personas afectadas por estas enfermedades suelen presentar un estado generalizado de irritabilidad, tristeza, insomnio y sufrimiento  que afecta e interfiere de tal manera  en lo cotidiano (trabajo, familia, relaciones sociales) que la persona y la personalidad se encuentran seriamente  desequilibradas.

La intervención psicológica persigue los siguientes objetivos:

-          Mejora del manejo del dolor y/o la fatiga

-          Aceptación de la enfermedad

-          Identificar sentimientos y manejarlos mejor

-          Canalizar adecuadamente los conflictos

-          Adquirir un mayor autocontrol, seguridad y disminuir al autoexigencia

-          Disminuir el sentimiento de soledad, conocer gente y recibir ayuda del grupo