Trastornos con déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH)

Tanto la práctica clínica como las estadísticas reflejan que cada vez es mayor el número de niños, niñas y jóvenes a los que tanto profesionales clínicos, educadores como padres les aplican la etiqueta de TDAH.

Ante estas situaciones suele ocurrir que bajo el diagnóstico de TDAH y sus síntomas: desatención, hiperactividad, impulsividad, hipercinesia, dificultades de aprendizaje, conducta inadecuada se encubren otras problemáticas (problemas emocionales y afectivos, trastornos neurológicos, dificultades de aprendizaje,…) para lo que debiera haber intervenciones y tratamientos específicos.

Por todo ello, es de máxima importancia realizar una Evaluación completa que contemple la complejidad y singularidad de cada niño, niña o joven. Es un error centrarse en un solo diagnóstico, TDAH por ejemplo, y realizar para ello un solo test específico o cuestionarios a padres y profesores.