Miedos, fobias y ansiedades específicas

Los niños y niñas experimentan numerosos miedos en el curso de su crecimiento y maduración. La mayoría de los miedos infantiles son transitorios, de intensidad leve y específicos de una edad.

No obstante, algunos miedos de la infancia persisten durante años, inclusos hasta la edad adulta y causan malestar clínicamente significativo al niño o niña y/o interfieren en su funcionamiento cotidiano en las áreas familiar, escolar o social. Por tanto, es importante diferenciar los miedos “normales” propios de la infancia, de los miedos “patologicos” o fobias que requieren tratamiento.