Actividad física orientada a la Mejora del Rendimiento Cerebral

El ejercicio físico, especialmente el ejercicio aeróbico, tiene efectos positivos sobre la función cerebral en múltiples frentes. El ejercicio físico aumenta los niveles de los neurotransmisores, mejora el envío de oxigeno y nutrientes al cerebro y aumenta la neurogenesis en el hipocampo. Los efectos del ejercicio en la memoria tiene implicaciones importantes en la mejora del rendimiento académico de los niños, el mantenimiento de las habilidades mentales de las personas mayores y de prevención para enfermedades neurológicas.

La actividad física beneficia a toda las funciones cognitivas pero especificamente las funciones ejecutivas (memoria de trabajo, planificación,...) son las que más beneficios obtienen frente a otras áreas del cerebro. Los estudios científicos sugieren que debería ser usado como medida preventiva para el deterioro cognitivo por enevejecimiento.

No se trata de convertirse en un atleta sino de incorporar en nuestra vida diaria por ejemplo el caminar de 20 a 30 minutos.

El sistema metabólico del ser humano está preparado para el movimiento no para el reposo.